#EduquemosElOjo | Cacería en Búsqueda de lo Diferente

Hace una semana en Instagram bajo la etiqueta #EduquemosElOjo, les comentaba un poco acerca de las editoriales de moda intervenidas; y creo que es un tema que merece profundización.
Rita Saunders por Léa Nielsen para Dansk  Fall - Winter 15/16
Estamos en el momento de la historia en el que con dar un simple clic, tenemos acceso a millones de imágenes. Somos hijos de la llamada era de la sobreinformación, y como tales; la recordación no es nuestra mejor habilidad.

Hagamos un pequeño ejercicio -que a veces suelo hacer para probar mi capacidad de memoria-, sin revisar los celulares: ¿Recuerdan la última imagen a la que le dieron like en sus redes sociales? O más fácil, ¿recuerdan cualquiera a la que le hayan dado aprobación en el día de hoy?

Mmmm, yo recuerdo una imagen de una exposición de arte con unos hongos colgando del techo... pero es difícil recordar más. Estoy segura que ustedes tienen respuestas similares. Pero, ¿por qué tan olvidadizos? No, no es alzheimer. Lo que sucede es que vemos tantas imágenes a diario, tan rápidamente y TAN SIMILARES que al final son pocas las que generan recordación.
¿Dos portadas bastante similares cierto? Y están bajo el sello de la misma casa editorial, con directores y equipos distintos. Adrede o no, estas coincidencias y similitudes se dan frecuentemente entre las publicaciones impresas y digitales que salen al público a nivel mundial. Ese público a su vez está saturado de tanta 'igualdad". ¿Cómo destacarse?
Precisamente ayer leía (o más bien veía) un artículo galería en la web de Elle México, en el que destacaban los 16 clichés de las imágenes de Instagram. Antes se necesitaban años para que fuera reconocible -e imitada- la estética particular de un pintor, escultor, diseñador o fotógrafo con sus respectivos seguidores, ¡ahora toma prácticamente minutos!


Pongámonos la mano en el corazón: ¿Cuántas imágenes de este tipo vemos a diario en nuestros timelines de Instagram? Es que ni siquiera hay que seguir a un bloguero de moda o de estilo de vida para verlos, suelen aparecer frecuentemente entre las imágenes más populares. Los llamados flatlays o bodegones se han convertido en un cliché visual de esa red social, llegando a trascender incluso a publicaciones de moda que suelen repetir esa visión aérea para sus wishlists y ese tipo de recomendaciones patrocinadas.
Este fenómeno no es ajeno a Colombia, incluso sucede en los eventos de bloggers como recientemente nos hizo caer en cuenta la comunicadora de moda Diana Gómez:

¿Qué es lo que pasa? ¿Se le acabó la creatividad al ser humano?

Yo no creo que sea eso. Ojalá no. Creo que es precisamente la sobre-producción de contenidos lo que hace a las publicaciones -impresas o digitales, independientes o de tradición- caer una y otra vez en las mismas fórmulas visuales.
Hace algunos meses compartí esta comparación en Twitter y pregunté si esto profesionalmente estaba bien visto. Como respuesta recibí que a veces habían fórmulas en las que modelo y fotógrafo se sentían plenamente cómodos, y que era algo común. No lo dudo, pero en este caso Martha Hunt y David Bellemere al menos no debieron hacerlo en dos meses inmediatamente seguidos. Es mi percepción como lectora.
Las editoriales de belleza tampoco se salvan. Al ser conformadas frecuentemente con imágenes de plano cerrado y contar con menos recursos visuales; suelen repetirse una y otra vez. No voy a hablar del cliché del labial como elemento fálico (eso ya lo expliqué aquí), y de las similitudes en el styling que se lo debemos a las tendencias. En este caso las tres imágenes tienen un foco en común: lentes. Y aunque el maquillaje es muy diferente en cada caso; las poses y el parecido entre las modelos no ayuda. 
Dos medios con modelos y fotógrafos distintos, pero similares resultados. ¡Incluso parece que fuera la misma modelo! La fórmula del "Tío Cosa" entra a nuestra lista.
No es desconocido que en los recientes años, la fuerte competencia entre medios impresos se ha visto traducida en el cierre de múltiples publicaciones. A su vez, los diversos portales de Internet se ven en la necesidad de compartir en cuestión de minutos cada "gran acontecimiento" para ganar clics. Al parecer no hay tiempo para crear visiones particulares. Días en los que impera más estar indexado en Google, que depurar contenidos.


Casualmente mientras escribía este post, salió a luz la noticia de cierto disgusto de varias publicaciones con Prada por haber cedido el mismo modelo de vestido para aparecer en portadas y editoriales. Yo veo que esto sucede mes tras mes y nadie comenta nada. Digamos que hay polémica porque son nada menos que las ediciones de Septiembre; las más esperadas del año. Septiembre es como el "año nuevo" en la moda, la apertura oficial a la temporada otoño - invierno y el mes de las Semanas de la Moda con las colecciones primavera -verano del siguiente año. Prácticamente hay un duelo entre publicaciones para que su September Issue sea la más memorable -y la más vendida obvio-. Lean la noticia completa en FourPins.
A pesar de todo, en este mar de ropa clonada y poca frescura en conceptos, hay medios independientes que aún le apuestan a una visión particular. Están dirigidos a un público que poco le importa ver a Beyoncé u Olivia Palermo en una portada. Se venden aunque no con las cifras astronómicas de las publicaciones de Condé Nast. Son la plataforma de artistas, que en sus páginas tienen la libertad de dar rienda suelta a su creatividad porque ese es su plus.


Dansk Magazine es de esas propuestas que son el pequeño engranaje que comienza a poner a funcionar la máquina. No será la más popular, pero sin este tipo de alternativas sería difícil que nuevos visionarios encontraran un espacio donde darse a conocer o inspirarse. ¿Cómo poner en el ruedo nuevas corrientes estéticas si todos publican prácticamente lo mismo?

Esa es la importancia de este tipo de medios, por lo general son los primeros en reflejar nuevas culturas, que si comienzan a hacerse virales; llegarán a verse adoptadas en nuevos productos para satisfacer esas necesidades particulares. No hablo sólo de moda, así funciona la industria.

 

Dansk Magazine no está sóla en este viaje, ella sólo es un ejemplo. Publicaciones de renombre como Interview, i-D, Numéro, Dazed y AnOther; edición tras edición tienen contenido rescatable, plasmando nuevos fenómenos y sirviendo de brújula para osados que quieren apostarle a lo diferente.

¿Y cómo lo logran? Las intervenciones artísticas son una manera. Trazos, collages, filtros, y recortes hacen que las imágenes se transformen y cobren vida. También hace algunos meses les hablé del resurgir de la ilustración de moda y ese es otro método que incluso resulta más llamativo, pues los ilustradores se encuentran en un punto álgido de popularidad por su incursión en Instagram. 

En otros casos, son el styling y las locaciones en conjunto los que marcan la diferencia y nos hacen transportarnos a otros mundos.
McQueen: Stella Lucia por Nick Knight para AnOther Spring/Summer 2015
Daphne Groeneveld por Greg Kadel para Numéro Junio/ Julio 2015
Eliza Cummings por Txema Yeste para Numéro Mayo 2015
Los invito al menos en seguir en redes a estas publicaciones, sus contenidos tanto escritos como visuales son muy enriquecedores. Son el pellizco que necesitamos después de tanto chisme acerca de la familia más popular de US (ya ustedes saben 'kienes' son) o de tantas artistas pop posando igual, porque es el canto y no el modelaje lo suyo.

0 comentarios:

Publicar un comentario