ÚNETE A #FASHREV


¿Alguna vez te has preguntado quién hizo tu ropa?

¿Sabes bajo qué condiciones sociales, laborales y ambientales se fabrica tu ropa?

¿Tienes en cuenta estos aspectos al adquirir una prenda?


Los consumidores debemos interesarnos en el trasfondo de la industria de la moda, que va más allá de los desfiles, los iconos de estilo y las tendencias. La moda es una industria y como tal, implica procesos de transformación de materia prima en los que maquinaria y personal humano se conjugan para dar como resultado ese par de jeans que llevas puestos. En palabras parece fácil, pero muchas compañías para hacerlo más rentable optan por subcontratar empresas que no cumplen con los mínimos estándares en sus instalaciones y procesos; desencadenando en contaminación y deplorables condiciones de trabajo.

¿Te has detenido alguna vez a observar detenidamente una etiqueta de una prenda más allá de la talla y la marca? Si lo has hecho, te habrás dado cuenta que la mayoría de veces tienen un aviso de "Made in _____" que por lo general mencionan un país que con suerte sabrías señalar en un mapamundi. China, Vietnam, India, Bangladesh o Finlandia, son álgunos de los países que podríamos destacar por su común aparición en las etiquetas de ropa; aunque la lista es más larga.

Ahora que sabemos esto, ¿Quedan en estos países las capitales de la moda? Mmmm, no. Los medios nos venden París, Londres, Milán y Nueva York como las capitales mundiales de esta industria. Pregúntate entonces si vistes prendas de marcas extranjeras con renombre, porqué las etiquetas no mencionan Francia, Reino Unido, Italia y EE.UU. Pregúntate incluso si compras 'moda nacional', porqué las etiquetas no mencionan el país en el que vives.

Abarcar totalmente este tema en este post es difícil, es un tema denso. Tendría que hablar de globalización, de estrategias empresariales, de lo contrastante de los derechos laborales en los países desarrollados con respecto a países emergentes y más drásticamente con los subdesarrolllados. Tendría que hablar de comercio internacional, del consumismo, del famoso fast fashion; y esto terminaría siendo una tesis.

La idea (al menos en este instante), no es construir un documento académico, el objetivo es hacerlos entender así sea ligeramente el porqué las grandes empresas deciden elaborar su productos (esto no pasa sólo en moda) en países lejanos de su área de control. La respuesta se las mencioné al principio: rentabilidad.

Es más rentable para Nike producir un par de zapatos en China que en EE.UU. donde fue creada, porque en el primer país el salario mínimo es mucho más bajo que en el segundo. En la provincia de Guizhou en China, donde se encuentran ubicadas maquiladoras textiles, el salario minimo mensual es de 164 USD. En el país del Tío Sam es de 290 USD. Ésta comparación podemos repetirla infinitamente.


Por el anterior ejemplo, no veamos esto tan lejano; que en Colombia pasa lo mismo. A pesar que no gozamos de un salario mínimo decente (lo siento, $644.350 no alcanzan para nada), gran parte de nuestra industria nacional ha optado por ese mismo método: maquilas en el extranjero. No se extrañen si al observar la etiqueta en un jean de Arturo Calle, lean "Hecho en Vietnam" o al hacerlo con un suéter de Gef como lo hice esta mañana, vean "Hecho en Filipinas".


Decepciona un poco que quienes prefieren apoyar la moda nacional, sin saberlo; estén apoyando empleo en otros lugares del mundo en vez del suyo. Decepcionaría aún más saber que esas maquilas no cuentan con un salario justo, que permiten que niños trabajen, que no cuentan con seguridad social o lo que corresponda en ese país, que los ambientes de trabajo no son aptos, que no hay un manejo de residuos adecuado y que están contaminando por encima de los límites (siempre se contaminará) ese lugar tan lejano. 

Ojalá y no lleguemos a decepcionarnos tanto.

¿Y entonces qué hacemos? ¿No compramos nada y andamos desnudos como Adán y Eva? Pues tampoco, pero podemos comenzar por pequeñas iniciativas en casa como adquirir prendas usadas - o vintage para que suene más cool-; regalar o vender la ropa que ya no quieren ver en su armario e incluso de vez en cuando optar por mandar a hacer su ropa a una modista o sastre. NO BOTEN LA ROPA a menos que definitivamente no sirva.

Compremos de manera inteligente, no por una efímera tendencia de 3 meses; compremos prendas de calidad que nos permitan usarlas en un tiempo que justifique su valor. No contribuyamos a este acelerado sistema de comprar y eliminar de manera absurda.

Para promover mejores comportamientos en los consumidores y en las empresas dedicadas a la industria de la moda, nace la organización Fashion Revolution. Su día se conmemora el 24 de abril debido a la tragedia textil ocurrida ese mismo día del 2013 en Bangladesh. ¿Te unes a la causa?

Finalizo este post con el concepto de desarrollo sostenible, tan importante para las naciones y por ende, para las organizaciones por estos días:

Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades.

Apoya el desarrollo sostenible, apoya la causa #FashRev / #WhoMadeMyClothes / #QuiénHizoMiRopa

¿Interesante el tema? Sigue leyendo:
Fashion Revolution Day Colombia 2015
Fashion Revolution Day - Vestir de Sentido
WE ARE FASHION REVOLUTION COLOMBIA

1 comentarios:

  1. Me uno a tus palabras completamente, no podría estar más de acuerdo, esta es una industria que ha perdido su conciencia y que necesita entrar en razón, la compra programada y educada es algo por aprender, así mismo, el apoyo a tiendas y diseñadores independientes y confecciones que manufacturan localmente es fundamental para construir país.

    Besos, excelente post.

    ResponderEliminar